“La oveja de raza merina de CampoSerena es un ecotipo creado hist贸ricamente por la familia Donoso tras muchos a帽os de respeto a la tradici贸n y al canon de la raza”

El origen de la raza Merina es un tema muy discutido y sobre el que se han publicado diversas teor铆as. Muchos autores apuntan como primer antecesor al Ovisariesvine铆, oveja proveniente del 谩rea del Caspio, llegada a Espa帽a a trav茅s del Mediterr谩neo.

Se dice que la formaci贸n del Merino estuvo constituida por representantes del Ovisariesvinei que, despu茅s del largo proceso migratorio y de profundos cambios morfol贸gicos y fisiol贸gicos, consecuentes al influjo de las condiciones de los diferentes territorios por donde se fueron aclimatando, se instalaron definitivamente en nuestra
pen铆nsula.

Los “serranos” realizan la primera selecci贸n gen茅tica de raza merina hacia un objetivo concreto

Estudios m谩s recientes indican como posible antecesor al Ovisariesturdetanus (Barajas., 2002). En el siglo XIV se produce la selecci贸n de la oveja Merina (Laguna., 1986) y, aunque su origen exacto es todav铆a un enigma, se cree que proviene del cruzamiento del material aut贸ctono de la pen铆nsula con razas del norte de 脕frica.

Este hecho, que ha pasado desapercibido, tuvo una gran trascendencia cient铆fica, ya que, los 鈥渟erranos鈥 llevaron a cabo, por primera vez en Europa, y por ende en el mundo, la primera selecci贸n gen茅tica hacia un objetivo concreto: la finura de la lana (Zorita.,1991). En este proceso consiguieron reducir a una cuarta el di谩metro de la fibra de lana y aumentar sustancialmente el peso del vell贸n.

Todo ello en una raza r煤stica y resistente, capaz de realizar desplazamientos de 30 km diarios. De esta forma, se hab铆a conseguido en nuestro pa铆s la primera raza industrial que luego tendr铆a una expansi贸n mundial (Rodr铆guez., 2001).

La raza merina oriunda de Espa帽a, a todo el mundo

Oliart (1994) se帽ala que la raza Merina oriunda de Espa帽a, desde donde sali贸 a todo el mundo, ha sido en nuestra historia la raza ovina por excelencia. Desde la Edad Media hasta principios del siglo XIX, los reyes de Castilla y Le贸n primero, y despu茅s los de Espa帽a, cuidan y velan por la conservaci贸n desarrollo de una raza que, al producir la聽mejor lana del mundo, constitu铆a una important铆sima riqueza nacional. As铆 estaba castigada hasta con la pena de muerte la exportaci贸n de animales de la raza Merina.

Tan apreciada era la oveja Merina que los primeros reba帽os que salieron de Espa帽a lo hicieron como regalos reales. As铆 sali贸 el despu茅s famoso reba帽o de Rambouillet, o el que fue propiedad del elector de Sajonia. En el siglo XIX, la guerra de la independencia primero, y despu茅s, a causa del liberalismo econ贸mico, dieron lugar a una masiva salida de efectivos de la raza Merina con lo que se pierde la situaci贸n de monopolio que Espa帽a hab铆a tenido en la producci贸n de la lana Merina. Con la llegada a Australia y a otros pa铆ses del Hemisferio Sur, la raza Merina encuentra un h谩bitat m谩s favorable, por lo cual en los a帽os siguientes dichas zonas ocupan el centro principal de desarrollo de la raza.

La d茅cada de los 50 y el cambio de orientaci贸n productiva

A finales de la d茅cada de los a帽os cincuenta del siglo pasado, la raza Merina, ya en regresi贸n en Espa帽a (de unos efectivos en torno a los 25 millones de cabezas en la Edad Moderna pasamos a los 3,5 millones), se hab铆a seguido seleccionando y explotando, principalmente, por su aptitud lanera. Sin embargo, la dr谩stica ca铆da del precio de la lana a partir de finales de los a帽os cincuenta y el aumento del precio de la carne de cordero, potenciado poco despu茅s por los planes de desarrollo, dan lugar a un cambio de orientaci贸n productiva hacia la carne, produci茅ndose as铆, unos a帽os聽de confusi贸n en torno a la selecci贸n, manejo y explotaci贸n de la raza Merina.

En la nueva etapa, el objetivo era producir corderos, con buenos 铆ndices de crecimiento, que proporcionaran carne de calidad.聽Gran parte de los ganaderos de merino se聽encontraban con una raza inmejorable para la producci贸n de lana en cantidad y聽calidad gracias a la selecci贸n y manejo llevados a cabo en los 煤ltimos siglos,聽pero no parec铆a que pudiera cumplir los nuevos objetivos que el mercado y la聽Administraci贸n fijaban.

La necesidad de adaptarse de forma brusca a esta nueva situaci贸n hizo que los ganaderos estimulados por la Administraci贸n, se dedicaran a cruzar sus ovejas merinas con sementales de otras razas, principalmente for谩neas.

Resulta parad贸jico pensar que la mayor铆a de estas razas se crearon o mejoraron con nuestra raza Merina, ya que a partir del Merino se formaron estirpes de alta especializaci贸n para la producci贸n de carne como por ejemplo Merino Precoz, Fleischschaf, entre otras, cuyos pa铆ses de origen se adelantaron en la selecci贸n y hab铆an buscado como principal aptitud de sus razas ovinas la producci贸n de carne.

Toma de conciencia de la importancia de conservar la raza merina en nuestro pa铆s

Fueron a帽os tristes, en los que nuestra raza Merina estuvo a punto de la desaparici贸n bajo la avalancha de infinidad de cruces, hechos con escasez sino nulos conocimientos gen茅ticos, y desde luego sin ninguna planificaci贸n ni p煤blica, por parte de la Administraci贸n, ni privada de los ganaderos. Se generalizaron los cruzamientos, en principio, con sementales de otras razas aut贸ctonas y despu茅s con las procedentes de
importaci贸n como el Merino Precoz, Fleischschaf, Landschaf, Ile de France, Berrinch贸n du Cher y Charmoise, entre otras. Y lo peor es que con ignorancia de聽las leyes 3 gen茅ticas, empezaron a dejarse para futuros reproductores animales mestizos que se cruzaron entre s铆.

A partir de la d茅cada de los a帽os setenta la acci贸n de la Administraci贸n P煤blica y despu茅s la creaci贸n, impulsada tambi茅n desde la Administraci贸n, de la Asociaci贸n Nacional de Criadores de Ganado Merino, tuvo como objetivo conservar, desarrollar y aumentar, los efectivos Merinos.